CÓMO LLEGUÉ A TENER UN PERRO “PPP” Y MI EXPERIENCIA CON LA RAZA

Cuando escuchamos la palabra perro PPP” impone respeto, quizás, esto se debe a los estigmas establecidos por la sociedad, puesto que desde mi experiencia, un perro PPP no tiene nada de peligroso….

Ragnar, mi Dogo Argentino, llegó a mi vida por sorpresa con un mes y medio. Si bien es verdad, siempre fue el perro de mis sueños y la mayor parte de la gente de mi alrededor me aconsejaba no tenerlo, que era una raza peligrosa, que requería muchísima educación, que si tenía hijos que haría después con el perro, etc. No obstante, decidieron regalármelo. ¡Y qué gran regalo!

La verdad, es que siempre he leído mucho acerca del adiestramiento, la raza adecuada para mi estilo de vida, el carácter de cada uno y la educación que requiere, si son rápidos de enseñar o no…etc y si indagas un poco más en ese mundo, el dogo argentino es un peluche adorable y muy inteligente. Además de leal, protector con su familia ,etc.

Al principio, sueles ser un poco cauteloso, repito, por los miedos establecidos socialmente hablando. ¿Y si?: Y si mi perro es tan agresivo como dicen y si la educación será correcta o no, y así, infinidad de dudas que me surgieron en cuanto llegó a mi casa. Llegué a la conclusión de que no hay nada como una buena educación que no “arregle”.

Hay que saber, que el dogo argentino es un perro con mucho valor y desde pequeños tienen bastante carácter y se necesita de mucha paciencia y refuerzo positivo para que ellos entiendan, pero no es nada del otro mundo que con otro perro no haya que hacer.

Uno de los puntos que destacaría en mayor medida es la socialización. Es imprescindible desde pequeños acostumbrarles a todo tipo de ambientes y a estar con diferentes tipos de personas y mascotas para que no los vean como una amenaza. Mi perro, por ejemplo, al tercer día de llegar,  no quería que nadie se acercara a mí y con un poco de trabajo, entendió perfectamente que no existía peligro alguno. Ahora mismo, ya tiene 1 añito y se lleva bien con todo el mundo. Si bien es cierto, que es un perro muy protector y hay que ser precavido y conocer las señales para saber si va a existir algún problema al juntarlo con otro macho o perro dominante, evitando así, que se desencadene un conflicto y podamos alejarlo a tiempo o saber reaccionar en el momento adecuado.

Otro punto a remarcar sería la educación, mantener una sesión diaria de unos 20 minutos donde esté el perro únicamente pendiente a ti. Son extremadamente inteligentes y si sobrepasas ciertos tiempos, se aburren y dejan de prestarte atención. Cambiar el adiestramiento, es imprescindible, no dediques ese tiempo únicamente a una cosa que ya sabe, siempre enseña algo nuevo. También, debemos ser bastante estrictos, con esto me refiero, a que no hay que dejarles siempre hacer lo que quieren, puesto que casi siempre quieren salirse con la suya. Hay que mantener una orden firme.

Debemos hacer mucho énfasis en el juego entre ambos. Mi perro prefiere antes jugar conmigo que con otros perros o solo. Desde pequeñito, realcé ese vínculo y siempre, antes que premiarle con chuches, le ofrecía una atención exclusiva a él con el juego entre los dos. Sin duda, no me equivoqué, siempre que requiero de toda su atención, no tengo nada más que mostrarle la seña de nuestro juego favorito y deja todo por ello.

Por último, diría también, que el ejercicio es bastante fundamental en este tipo de razas. No hace falta que sea siempre un ejercicio físico extremo( puesto que pueden llegar a ser vagos), ya que el psicológico cansa y les entretiene mucho más, y podrás realizarlo tanto en casa, como fuera de ella. Por ejemplo, aprovechando el olfato que tienen, no tienes nada más que hacer que lo usen con concentración, esparciendo su comida favorita por un césped o por el suelo o escondiendo esos trocitos en un trapo para que él tenga que usar su olfato y después conseguir el premio…etc. Infinidad de ejercicios muy sencillos y aptos para todas las casas.

Dicho esto, es el perro perfecto para una familia, ya que adoran a los niños, a sus compañeros peludos y a todo lo que les acostumbres desde pequeños, que no te digan lo contrario. Es verdad, que no aconsejo tenerlo como perro primerizo, ya que generalmente se le mimaría demasiado y se cometerían errores que podrían llevar a una reacción que no queremos tener por parte de nuestra mascota.

Todos los PPP son perros igual que el resto, la diferencia es la fuerza de la mordida. Un perro maleducado morderá teniendo título de peligroso o no. Quitemos los estigmas sociales y el miedo a ciertas razas, puesto que con amor y cariño, todos los perros son iguales.

Carrito de compra